Un infarto se puede prevenir desde la niñez, con hábitos saludables

Si bien los infartos son más frecuentes en hombres y mujeres mayores de 50 años, éstos y otros problemas cardíacos pueden empezar desde la infancia.

La Asociación Americana del Corazón recomienda, que bajo supervisión médica, se utilice Aspirina Protect para disminuir el riesgo cardiovascular

Los malos hábitos alimenticios en los niños, aunados al sedentarismo, propician que éstos puedan presentar desde una edad temprana problemas cardíacos, e incluso alteraciones como diabetes, o bien desarrollarlos en la edad adulta.

Cada año estos padecimientos cobran la vida de más de 70 mil mexicanos y producen, en muchos otros, diferentes discapacidades que los obligan a dejar el trabajo y a someterse a largos procesos de rehabilitación. “Lo importante es que estas cifras podrían reducirse mediante acciones orientadas a controlar los factores de riesgo, primordialmente en individuos con mayor predisposición, como ancianos, señoras en menopausia y aquellos con antecedentes genéticos; este control puede ayudar a prolongar y mejorar la salud de quienes padecen una enfermedad cardiaca o cerebral”, resaltó el  Dr. Gerardo Rodríguez Díez.

Por ejemplo, gran parte de los fumadores, quienes inician su adicción entre los 13 y 20 años de edad, creen que un cigarro al día no es perjudicial: Pero deben considerar que fumar incrementa en 50% las probabilidades de sufrir enfermedad vascular cerebral y en 25% la muerte súbita por ataque al corazón en comparación con un no fumador.

En comparación con los hombres fumadores, las mujeres de entre 20 y 50 años, son más propensas a padecer presión elevada (hipertensión), una condición asociada a complicaciones cardiovasculares. La hipertensión aumenta el trabajo del corazón y cuando se acompaña de tabaquismo, alcoholismo o consumo excesivo de sal, puede afectar seriamente los riñones o provocar hemorragia cerebral.

Todos estos factores sociales, medio ambientales y de estilo de vida reducen lentamente la calidad de vida y salud de las personas, incluso desde la infancia. Este descuido favorece la aparición deDiabetes, colesterol elevado y otros males que, si algunos se combinan en una sola persona, con el paso del tiempo incrementan gradual o rápidamente, los riesgos de una cardiopatía, enfermedad vascular cerebral o una disfunción renal.

La protección al corazón es a través de la prevención; es decir, mediante hábitos de vida saludables, como la alimentación equilibrada, ejercicio regular, evitar fumar y beber alcohol. En algunos casos, los médicos pueden pedir a manera de prevención, la administración de Ácido Acetilsalicílico de baja dosis (100mg) para prevenir la presencia de un infarto al miocardio o una embolia cerebral De acuerdo con el Dr. Rodríguez, los coágulos son responsables del bloqueo súbito de las arterias que  cubren o “coronan” el corazón (coronarias), o bien, aquellas que alimentan al cerebro. Este repentino taponamiento puede impedir que la sangre llegue en cantidad suficiente a dichos órganos y cause la muerte de parte del tejido por falta oxígeno. “Si el daño es en el corazón ocasiona infarto, y si ocurre en el cerebro provoca embolia”, señaló el especialista.

Asimismo indicó que de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, los médicos deberán considerar el uso de Aspirina Protect en caso de detectar factores de riesgo en sus pacientes, ya que por su fórmula específica y efecto terapéutico evita la formación de coágulos.

El también miembro titular de la Sociedad Mexicana de Cardiología mencionó el informe Partnership for Prevention , documento que señala a Aspirina Protect como el estándar de oro en la prevención de la enfermedad cardiovascular pues, además de su bajo costo, tiene un efecto de absorción lento y de liberación prolongada que mejora la tolerabilidad gástrica y favorece a largo plazo el apego al tratamiento.

Por otra parte, citó algunas acciones para prolongar o mejorar su salud:

1. Alimentación rica en fibra, frutas y verduras, pero baja en sal, azúcar y grasas.
2. Ejercicio, por lo menos 30 minutos al día para evitar el sobrepeso y la obesidad.
3. Dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol.
4. Controlar la presión arterial, el colesterol y la glucosa, sobre todo si tiene Diabetes.
5. Acudir regularmente al médico después de los 45 años y tomar los medicamentos prescritos, tal vez requiera Aspirina Protect, en prevención.
6. Aprender a manejar el estrés y la ansiedad.
7. Vigilar el corazón en la edad fértil, el embarazo y la menopausia.
8. Ser responsable de su propio cuidado.

Finalmente, el Dr. Rodríguez exhortó la población a fortalecer las acciones preventivas en todas las etapas de la vida, teniendo como base el control de los factores de riesgo, pues esto evitará un mayor número de infartos y hará que las personas vivan sanas, por lo tanto felices y por más tiempo.

Estudios internacionales como el Physicians Healths , señalan que el Ácido Acetilsalicílico de baja dosis (Aspirina Protect) reduce en 44% la posibilidad de sufrir un primer evento cardio o cerebrovascular, mientras que otros estudios revelaron una reducción del 30% en el riesgo de un nuevo infarto no fatal, un segundo accidente vascular cerebral y la probabilidad de muerte.

Fuente: Bayer

Anuncios

Hipertensión y diabetes a quejan al mundo

Uno de cada tres adultos sufre hipertensión, una condición que causa cerca de la mitad de todas las muertes por apoplejía y problemas cardiacos en el mundo, y uno de cada diez, diabetes, destacó a Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe anual sobre estadísticas sanitarias

“Este informe ofrece una evidencia más del dramático incremento de las condiciones que desencadenan las dolencias de corazón y otras enfermedades crónicas, particularmente en los países pobres y en desarrollo”, dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan.

Chan subrayó el preocupante hecho de que “en algunos países africanos, la mitad de la población adulta sufra hipertensión”, razón por la cual la OMS quiere llamar la atención sobre “el creciente impacto de las enfermedades no contagiosas”.

Por primera vez el estudio estadístico de la OMS incluye información de 194 países sobre los altos niveles en hombres y mujeres de la presión sanguínea y glucosa en sangre, que revela, entre otras cosas, que los diagnósticos y los tratamientos baratos de estas dolencias han reducido el problema en el primer mundo.

La inquietud de la organización es que en lugares como África, donde no se aplican estas medidas preventivas, la mayor parte de las personas con estas dolencias no saben que corren un “alto riesgo de muerte y discapacidad por un ataque al corazón o una apoplejía”.

Por primera vez se incluye también información sobre niveles de glucosa en sangre, que indica que mientras que la prevalencia media global está en torno al 10%, hasta un tercio de la población en algunos países del pacífico sufre esta dolencia.

La OMS recuerda que si no se trata, la diabetes puede causar enfermedades cardiovasculares, ceguera y fallo renal.

La tercera gran preocupación es el exceso de peso, ya que “en todas las regiones del mundo, el número de obesos se dobló entre 1980 y 2008”, manifestó Ties Boerma, director del Departamento de Estadísticas Sanitarias y Sistemas de la Información de la OMS.

“Hoy, alrededor de 500 millones de personas (el 12% de la población mundial) son consideradas obesas”, según Boerma.

El nivel más alto de obesidad se registra en la región de las Américas (un 26% de los adultos) y el más bajo en el sudeste asiático (3% de los adultos), siendo mayor la proporción de mujeres obesas que la de hombres, con el impacto que esto representa en cuanto a riesgo de diabetes, problemas de corazón y cáncer.

La conclusión es que las enfermedades no contagiosas son actualmente la causa de dos terceras partes de las muertes en el mundo, por lo que la OMS trabaja en un marco de seguimiento y una serie de metas voluntarias para prevenir y controlar el problema.

El informe será uno de los asuntos que se aborden en la próxima Asamblea Mundial sobre la Salud de la OMS en Ginebra (entre los días 21 y 26 de mayo), que también se hará eco de los avances logrados.

Según la OMS, desde que hace más de una década se establecieron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la ONU, “se ha logrado un progreso sustancial en la reducción de la mortalidad infantil y maternal, debido al VIH, la tuberculosis y la malaria”.

La malnutrición infantil es la causa subyacente de aproximadamente el 35% de las muertes de niños de menos de 5 años, aunque en el caso de los países en desarrollo ha habido cierta mejora: entre 1990 y 2010 la proporción de niños de esas edades que presentaban peso por debajo de lo recomendable pasó del 29 al 18%.

En cuanto a la reducción de la mortalidad entre menores de cinco años, en las últimas dos décadas se redujo en un 35%, desde las 88 muertes por cada mil nacimientos vivos en 1990 (un total de 10 millones de niños) a las 57 por cada mil (7.6 millones) en 2010.

“Las reducciones han sido particularmente impactantes en las muertes por diarreas y por sarampión”, destacó la organización.    Especialmente significativo es el dato sobre África, donde se producen la mitad de las muertes de menores de cinco años, ya que la tasa de reducción pasó del 1.5 % (1990-2010) al 2.8 % (2005-2010).

El dato de reducción es importante también en lo que se refiere al número de muertes maternales (de 543 mil en 1990 a 287 mil en 2010), pero la OMS indica que “la tasa de reducción es solo la mitad de lo necesario para lograr el objetivo relevante de los ODM”.

Fuente: esmas SALUD