¿Sabía usted que podría tener pies dulces?

Seguro que por su cabeza estará pasando al leer esta pregunta si sus pies saben a chocolate o a fresa o tienen un toque de sal………….. no no no no!!! A eso no nos referimos sino a la Glucosa sérica que es el nivel de azúcar que tenemos en la sangre.  ¿Ha consultado con el médico sobre su valor de glucosa? ¿Hace cuánto tiempo no solicita un chequeo general? ¿Le da la verdadera importancia al cuidado de sus pies, tenga los años que tenga? Son preguntas que nos debemos de hacer, a pesar que podamos ver nuestros pies externamente sanos.

Si sufre de diabetes, es más propenso a tener problemas en los pies. La diabetes puede ocasionar daños en los nervios periféricos perdiendo la sensibilidad de dichos miembros. Esto a su vez, puede hacer que sea menos capaz de percibir una lesión o presión en los pies y como consecuencia es posible que no note dicha lesión hasta que se presente una infección mayor.

La diabetes cambia la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones. Además, daña los vasos sanguíneos provocando que llegue menos sangre y oxígeno a los pies. Todos estos factores hacen que las pequeñas heridas o rupturas en la piel pueden convertirse en úlceras profundas sino se toma las medidas adecuadas. Es muy importante que tanto uno mismo como las personas que cuidan a diabéticos revisen sistemáticamente los pies.

Algunos consejos que debe tener en cuenta:

1.       Mantener un buen control de su glucosa.

2.      Dejar de fumar.

3.      Revisar y cuidar sus piestodos los días siguiendo ciertas indicaciones:

  • Revisar la planta de los pies, los talones y entre los dedos.
  • Lavar sus pies con agua tibia y jabón neutro.
  • Probar la temperatura del agua con el codo, ya que por la diabetes no puede darse cuenta si está demasiado caliente y puede sufrir quemaduras con facilidad.
  • Seque suavemente, especial entre los dedos, sin frotar.
  • Después del baño usar cremas hidratantes especialmente dermatológicas, menos entre los dedos.
  • No debe cortarse las uñas o callos, ya que puede provocarse una herida. Visite a su podólogo para un correcto procedimiento  y cuidado.
  • Usar zapatos cómodos y suaves, donde pueda sentir que puede mover todos sus dedos.
  • Cambiarse de zapatos al menos 2 o 3 veces por semana.
  • Revisar el interior del zapato, por costuras o zonas ásperas que puedan irritar la piel.
  • Usar medias de algodón y cambiárselas a diario.
  • No andar descalzo sobre el pavimento: puede estar caliente o pisar un clavo y no sentirlo
  • Visitar a su podóloga al menos 1 vez al mes.

Esperando que sea de valiosa esta información, compártala con algún familiar o amigo que padezca esta enfermedad, para brindarles un mejor estilo de vida.

Llama a Medilaser  al (55) 36854545 para mayor información y haz un cambio de vida.

No olvides visitar https://www.medilaser.com.mx

O síguenos en https://www.facebook.com/medilasermexico