5 Mitos y verdades de una rinoplastía

 

La rinoplastia es una de las cirugías estéticas más practicadas en la actualidad debido a que estilizar la nariz, da un cambio completo a tu rostro, es por ello, que decidimos revelar 6 mitos y verdades acerca de esta cirugía que puede cambiarte la vida por completo.

  1. La rinoplastia es sólo para mujeres

La vanidad existe en ambos géneros y querer mejorar tu apariencia no sólo es válido para ellas. Esta cirugía es apta para cualquier género, sólo es cuestión que quieras tener un verdadero cambio en tu vida.

 

  1. La rinoplastia es muy dolorosa

Si estás dudando en hacerte la rinoplastia debido al dolor post operatorio deberías relajarte, al igual que otras cirugías, ésta se hace con anestesia lo que hace que no sientas dolor alguno, además posterior a la operación, el médico te recetará antiinflamatorios que disminuyen el dolor sustancialmente.

 

  1. Ayuda a mejorar la respiración

La rinoplastia también se aplica a personas con problemas de respiración por lo tanto si tienes problemas para inhalar por la nariz es recomendable la cirugía, de modo que matas dos pájaros de un tiro, mejoras la estética de la nariz y tus el flujo de aire en tus vías respiratorias.

 

  1. Puedo tener la misma nariz que mi artista favorito

Eso nunca, la rinoplastia se hace con base en la forma de tu rostro, hay tipos de narices que de ninguna forma te quedan por lo que es mejor acudir con un especialista que lleve a cabo la operación de acuerdo a tu cara.

 

  1. Quedan cicatrices después de hacerte la rinoplastia

La rinoplastia debe ser realizada por un cirujano estético profesional, las incisiones son internas o en su defecto son en la parte inferior de las fosas nasales, por lo que no deja rastro alguno.

 

Si aún no encuentras un cirujano con experiencia, Medilaser es la clínica líder en cirugías estéticas, registrate  y  renueva tu rostro desde 2500 pesos al mes , no dejes tu salud en manos de cualquiera.

 

Personalidad explosiva se puede controlar

El diagnóstico temprano ayudaría a quienes padecen ira en exceso e irritabilidad

Un diagnóstico temprano en la niñez o en la adolescencia puede revertir el trastorno de la personalidad explosiva, caracterizado por ira incontrolable ante cualquier estímulo por mínimo que sea, afirmó el experto José Nájera Magallanes.

El subdirector del Centro Comunitario de Salud Mental (CCSM) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco explicó que generalmente en la etapa de la adolescencia es cuando el individuo con este trastorno suele expresar mayor agresividad e irritabilidad.

El especialista precisó que la característica más palpable es que la persona carece de autocontrol, tornándose peligroso, tanto para sí mismo como para quienes lo rodean.

Aseguró que de identificarse y brindar tratamiento oportuno, el trastorno de personalidad explosiva podría no trascender a la etapa adulta y arrojar mejores resultados, dado que en los primeros años de vida es cuando la personalidad se forja.

De hecho, indicó que en niños y adolescentes el tratamiento suele tener una duración de dos años aproximadamente, en tanto que si el trastorno se detecta en la edad adulta podría prolongarse de por vida.

Señaló que el manejo del paciente con esta alteración de personalidad requiere la administración de fármacos antiepilépticos y antidepresivos para incrementar los niveles de serotonina en el cerebro, aunado a psicoterapia cognitivo-conductual para retardar o frenar los impulsos de agresividad.

Señaló que este trastorno es relativamente frecuente. En el CCSM estimó que uno de cada 100 pacientes hospitalizados lo padecen; de éstos, alrededor del 50 por ciento tiene algún nivel de adicción a las drogas o al alcohol, lo que incrementa su gravedad. En la población en general, indicó, afecta a una de cada mil personas.

Afirmó que la prevalencia es ligeramente mayor en hombres que en mujeres, con tres casos de varones por cada uno en pacientes del sexo femenino. Los factores para que una persona desarrolle esta afectación son diversos.

El especialista mencionó que existe la teoría de que muchos niños en la infancia sufren algún traumatismo en la cabeza que altera la zona del lóbulo temporal lo que ocasiona que tengan conductas irritables y personalidad explosiva.

Asimismo, se asocia como consecuencia de convulsiones que presentan algunos niños cuando se ven expuestos a fiebres o altas temperaturas. Además, el factor genético, si es que existen antecedentes familiares de este trastorno, pueden predisponer al individuo a padecerlo.

Lo importante es estar atento ante alguna manifestación que sugiera irritabilidad excesiva y buscar atención especializada ya que, con un abordaje a tiempo, la calidad y pronóstico de vida de estas personas mejora sustancialmente.