Gates y Slim, unidos contra la desigualdad sanitaria

El magnate mexicano Carlos Slim y el fundador de Microsoft Bill Gates, han decido unir fuerzas para ayudar a los más desfavorecidos en Centroamérica y México.

Ambos se han comprometido a invertir, junto con el gobierno de España, US$150 millones para financiar proyectos de vacunación y nutrición en América Central y México. Cada una de las partes donará US$50 millones.

A la edad de cinco años, los niños más pobres de Centroamérica y el sur de México son seis centímetros más pequeños que sus coetáneos más ricos.

Eso si tienen la suerte de llegar a alcanzar esa edad, ya que los niños pobres de esa región tienen a esa edad una mortalidad dos veces mayor que la media de la región.

Para tratar de salvar esas grandes diferencias, dos de los hombres más ricos del planeta han creado la Iniciativa de Salud Mesoamérica, con la que financiarán la vacunación y la mejora de la nutrición de los niños en las comunidades indígenas.

Los principales beneficiarios serán Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá.

Vacunaciones y nutrición

Y es que aunque los índices de salud en la región han mejorado en los últimos años, la atención primaria que recibe el 20% de la población más pobre -unos 8 millones de personas- es todavía inadecuada o inexistente.

La iniciativa fue presentada este martes por la infanta Cristina de Borbón en la ciudad de México, en un acto al que también acudió el presidente de México, Felipe Calderón.

La fortuna de Carlos Slim está estimada en US$53.500 millones, lo que le ha situado a la cabeza de la lista de las personas más ricas del planeta que publica cada año la revista Forbes.

Bill Gates, por su parte, tiene una fortuna estimada en US$53.000 millones.

Fuente: BBC Mundo

http://www.bbc.co.uk/mundo/economia/2010/06/100615_bill_gates_slim_fundacion_espana_pl.shtml

Anuncios

Un doctor universitario asegura haberse infectado con un virus informático

El Doctor Grasson asegura ser el primer humano en haberse infectado con un virus informático. Con un aspecto ojeroso y particular, el científico explica en un vídeo que circula por Internet, cómo se insertó un chip en la mano, supuestamente infectado con un virus transmitido por el sistema de seguridad de su laboratorio.

El chip le sirve como sistema de seguridad para acceder a su laboratorio y para ser el único en controlar su teléfono móvil. Sin embargo, el virus permitiría el mismo acceso a terceras persones. Además, Grasson cree que el virus podría haber sido transferido a otros sistemas electrónicos con los que el científico ha estado en contacto.

A pesar de lo surrealista que resulta la noticia, Grasson alude directamente a las consecuencias que este experimento puede tener con la tecnología médica.

El científico explica que esta vulnerabilidad existe también en otros aparatos que implantan en pacientes de forma rutinaria, como los marcapasos. Por lo que propone que se comience a proteger con contraseñas y otras premisas básicas de seguridad los aparatos destinados a la medicina.